El tamaño sí importa, o es un mito?

El tema social al que está expuesta esta afirmación me lleva a escribir un poco sobre el fundamento científico de este hecho. Lo que es innegable es que se trata de un tema que realmente preocupa a la gran mayoría de hombres. Si no es el tamaño es alguna disfunción o algún tipo de problema sexual.

Pero, es posible hacer crecer el miembro masculino?. Antes de responder esta pregunta, hay que decir que resulta un poco complicado realizar ciertas categorías de lo que es miembro pequeño miembro grande. Pero si nos remontamos a la historia, donde el siniestro Rasputín, un monje ruso al cual se le atribuye un miembro de más de 30 cm, quizás podemos hacernos una idea de lo que es un tamaño descomunal.

La historia cuenta que su enorme miembro una vez que fue asesinado selo quitaron (cortaron), y aún se conserva en la actualidad, aunque debido a la mordedura de un perro ya no se aprecia su verdadero tamaño.

Más cercano a nuestros días tenemos otro ejemplo de un miembro descomunal, qué es el de Jonah Falcon, que por si no lo conoces se trata de un actor de Norteamérica qué cuenta en sus haberes con un palo de 34 cm de largo 23 en reposo y 15 cm de circunferencia.

Actualmente no podemos negar que existe una auténtica fiebre entre los hombres por querer tener el miembro más grande y aunque la cirugía es el camino que la mayoría elige desde aquí no lo aconsejamos. Tampoco te digo que te conformes y que hagas lo que puedes con lo que tienes, pero existen formas más seguras que una cirugía para por lo menos hacer el intento. Eso de pequeñita pero juguetona es una falacia.

Hace no mucho tiempo la revista Journal of Sexual Medicine hizo un estudio donde se confirmó la peor de las pesadillas de muchísimos hombres. Los datos que arrojaron este estudio están orientados a demostrar que efectivamente el tamaño tiene una incidencia importante en cuanto al placer sexual que se le puede dar a una mujer en la cama.

Este estudio fue coordinado por Stuart Brody qué es un psicólogo de la Universidad de Nueva Escocia, en el cual toma una muestra de 300 mujeres y se les preguntó sobre las relaciones sexuales que habían mantenido recientemente, y sobre cuáles eran sus preferencias en la cama, y si consideran importante la longitud del miembro para poder llegar a un orgasmo.

La conclusión fue abrumadora, para suerte o para desgracia de muchos, la respuesta fue casi la misma tendiendo a un 100%. La mayoría de mujeres logran alcanzar orgasmos vaginales de forma frecuente lo hacen con aquellos hombres que tienen un miembro más grande.

Y esto tiene una explicación. Mientras mayor sea la longitud del pene mayor va a ser la capacidad de estimular la longitud de la vagina incluido el cuello uterino. En este sentido tiene algo de justificación la ansiedad que tienen tantos hombres con respecto al tamaño de su miembro llegando a ser un estereotipo muy marcado en tiempos actuales, y esta necesidad de agrandar el miembro responde a una apreciación que tiene la mujer sobre el mismo.

Los diferentes orgasmos en la mujer

Esta misma revista hizo un estudio de investigación unas semanas antes de publicar este último estudio en el cual se establece una diferencia entre lo que son los orgasmos de clítoris y los orgasmos vaginales. Según este estudio científico son dos cosas diferentes y que producen diferentes sensaciones en el cerebro.

Los resultados de dicho estudio también fueron demoledores ya que se rompió con la creencia popular de que sólo existía una única manera de satisfacer sexualmente a una mujer en la cama, y verdaderamente esto no es del todo así.

Incluso se pudo demostrar que el orgasmo vaginal es completamente distinto al que se alcanza mediante la estimulación única del clítoris. No obstante los resultados arrojados por este estudio van en contra de y un de un ginecólogo de mucha reputación llamado Odile Buisson, el cual demostró a través de varios ensayos que la pared frontal de la parte íntima dela mujer se encuentra muy conectada con las partes internas del clítoris, en otras palabras, la estimulación de la vagina sin activar previamente el clítoris es prácticamente imposible.

Según muchas investigaciones el hecho de llegar a un orgasmo a través de una estimulación de la vagina se relacionan a nivel de salud mental y física, ya que existen mayores probabilidades de tener un orgasmo sin tener que pasar por el clítoris para conseguir este hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *